jueves, 16 de abril de 2015

Aquí, Ahora y Probablemente Nunca


Mírate, aquí, ahora. Justifícame esta distancia entre nuestros cuerpos y convéncete de que estamos tan equivocados como desconocidos.

Porque seamos sinceros, a estas alturas ni nos reconocemos. No por la belleza y el físico que sigues sin perderlo, sino por la ausencia, que cada día que pasa es más intensa, más nuestra.

Háblame aquí, ahora. Compénsame todo lo que lees por todo lo que nunca he escuchado. Dime algún día guapo, te quiero, o perdona por llegar tarde. Dime al menos que eres lo suficientemente tímida como para leerme a escondidas, y que andas enamorada, aquí, ahora, en un 'rinconcito' de tu habitación esperando a que un día haya un golpe de suerte que suprima tanta ignorancia.

Vamos. Aquí, ahora. Dónde sea, pero vamos. Que ésto suene a un "juntos". Que sea el principio de un trayecto muchísimo más curvo que la línea de los labios que me tienen aquí, ahora. Busquemos un lugar dónde ambos, dos, unión, sean algo más que palabras.

Ríete. Sí, ríete. Aquí, ahora. Porque si algo me gusta de ti es ver cómo sonríes. Me encanta la manera de buscar excusas para reír y la forma en la que la expresas. Me gusta el sonido, la imagen y el tacto de tus labios y duele, duele tener tantos sentidos y tener que contenerse tanto como mis ganas.

A qué esperamos. Si ambos sabemos que tiene que ser aquí, ahora, y probablemente nunca...

1 comentario:

  1. Venga, escribe otro que estamos esperándote.

    ResponderEliminar

Escribe bonito...